ORGANIZACIÓN Y LUCHA

9 de septiembre de 2018

NO A LA VENTA DE MATERIAL BÉLICO A ARABIA SAUDI


Ante las movilizaciones que, a propuesta de su Comité de Empresa, llevaron a cabo el pasado viernes una parte del colectivo de trabajadores/as de NAVANTIA-SAN FERNANDO, desde las Secciones Sindicales de Autonomía Obrera y CGT del Hospital “Puerta del Mar” queremos manifestar públicamente lo que sigue:

1. Que ambas Secciones Sindicales rechazamos tajantemente tales movilizaciones por su gravísimo contenido insolidario y belicista, ya que lo único que, en última instancia, se persigue con ellas es imponer al gobierno central un cambio de postura en su decisión de anular la venta a Arabia Saudí de un pedido de 400 bombas de precisión laser por el temor a que ello pudiese implicar la anulación por ese país del contrato firmado en julio para la construcción de cinco corbetas.

2. Que para los abajo firmantes la lucha de los trabajadores/as por sus derechos y por el empleo no puede emprenderse nunca a cualquier precio, ni bajo cualquier bandera reivindicativa, sino que debe tener siempre como límites muy claros la obligación de que el objetivo de una lucha o el acuerdo concreto con que se cierre no conlleve nunca el deterioro de los derechos laborales de otros trabajadores y, menos aún, menoscaben los derechos humanos de otros colectivos o pueblos. Todo lo que se salga de esa simple exigencia, por mucha apariencia reivindicativa que presente (cortes de tráfico, neumáticos ardiendo, etc.) no sólo no es una lucha obrera real, sino que constituye en el fondo una movilización reaccionaria y una expresión gravísima de insolidaridad e incoherencia que nada tienen que ver con las luchas históricas del movimiento obrero.  

3. Que, a tal efecto, resulta obligado recordar a quienes se movilizaron el pasado viernes, a sus líderes sindicales y a todos cuantos desde la tribuna pública les han jaleado sin pudor en estos días, algunas circunstancias internacionales que organizaciones como la ONU, UNICEF, CRUZ ROJA, AMNISTÍA INTERNACIONAL, INTERMON OXFAN o GREEN PEACE no han cesado de denunciar reiteradamente y que son las que siguen:  
A.      Que, desde hace 3 años, Arabia Saudí encabeza una coalición militar que mantiene una guerra extrema contra en territorio de Yemen que ha provocado ya la muerte de más de 6.000 civiles (de los que 2.400 eran niños), 50.000 personas han resultado heridas, y tres millones de ciudadanas/os yemeníes se han convertido en desplazados dentro de su propio país.   
B.      Que, como consecuencia de esa guerra impuesta por EEUU y Arabia Saudí, Yemen sufre actualmente una de las mayores crisis humanitarias del mundo, con al menos 22,2 millones de personas (el 83% de su población) necesitadas de ayuda humanitaria para subsistir y más de un millón de presuntos casos de cólera. La guerra de Yemen (promovida por EEUU y Arabia Saudí y denominada “la guerra invisible” por el aislamiento informativo que sufre) representa hoy día la mayor crisis humanitaria que se vive en el mundo.   
C.      Que hace tan sólo un mes, el pasado 9 de agosto, UNICEF y CRUZ ROJA informaron que la coalición dirigida por Arabia Saudí perpetró un ataque aéreo en Yemen que causó 50 muertos y 77 heridos; uno de los objetivos del ataque fue un camión ocupado por niños que se dirigía a una escuela, de ahí que al menos 29 de esas víctimas fueran niños menores de 15 años. Y pocos días antes, el 2 de agosto, el bombardeo en un mercado y un hospital cercano en a la ciudad de Al Hudeida dejó más de medio de centenar de muertos (de los que 6 eran menores y 4 mujeres) y más de cien heridos. Según Intermon Oxfan, agosto ha sido el mes más sangriento para la población civil de Yemen en lo que va de año. A fecha del 31 de agosto, un total de 981 personas civiles habían resultado heridas o perdido la vida, incluidos 300 niños y niñas.
D.     Según datos oficiales facilitados por Amnistía Internacional, entre 2015 y junio de 2017 (últimos datos disponibles), España autorizó 202 licencias de exportación de armas a Arabia Saudí, Bahréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Marruecos y Qatar, integrantes de la coalición militar encabezada por Arabia Saudí que bombardea Yemen. El valor de esas autorizaciones de exportación de armas en ese período ascendió a 1.569 millones de euros y el importe de las exportaciones realizadas es de 1.229 millones de euros. Como denuncia AI, esa cantidad supone casi mil veces más que la destinada a ayuda humanitaria a Yemen desde el inicio del conflicto, que ascendía a 1,3 millones de euros hasta diciembre de 2017.
E.      Que, por lo que respecta en exclusiva a Arabia Saudí, debe recordarse que esta dictadura es el 5º mayor cliente armamentístico de España y que sólo entre 2015 y junio de  2017 vendimos armas por valor de 728,5 millones de euros, entre las que se encuentran las 400 bombas de precisión laser susceptibles de utilizar contra la población civil de Yemen, que son el resultado de un contrato firmado en 2015 por el anterior gobierno del PP por valor de 9,2 millones de euros.


4. Que, así mismo, ambas Secciones Sindicales lamentamos profundamente la extrema tibieza, cuando no la clara y sonora complacencia, con que se han manifestado en relación a estas movilizaciones los máximos líderes de las organizaciones de izquierda en nuestra comunidad y nuestra ciudad. De Dña. Susana Díaz (PSOE de Andalucía) era de esperar su pronunciamiento claramente a favor de todas las rectificaciones que fueran precisas para salvar el contrato de las fragatas con Arabia Saudí, sobre todo si con esa posición se atacaba abiertamente al gobierno de Pedro Sánchez. Pero lo que resulta asombroso e inaceptable a todas luces es que, de nuevo, los dirigentes de CC.OO., U.G.T. y de Podemos-Andalucía respalden abiertamente las protestas de los trabajadores de NAVANTIA-SAN FERNANDO, rehúsen pronunciarse en contra de la venta de bombas a Arabia Saudí y se dediquen tristemente a “lanzar balones fuera” responsabilizando de lo que sucede a quienes nos impusieron el vergonzoso modelo industrial/militar que hoy sufrimos en nuestra Bahía. En el sindicalismo y en la política, resulta obligado recordarles, se debe estar siempre para defender posiciones éticas y justas, aunque sus contenidos no sean entendidos o asumidos por la población; tenemos la obligación moral de defender a cualquier precio los derechos humanos desde todas sus perspectivas, aunque ello nos suponga (como seguramente sucederá, por ejemplo, cuando se difunda esta nota) recibir críticas furibundas, ataques irracionales o, sencillamente, perder respaldo electoral. No estamos, en suma, para ganar elecciones a costa de lo que sea, sino para cambiar la forma de pensar de la población en una dirección ética, justa y solidaria; si pronunciarnos y hacer política o sindicalismo en esos términos nos conduce secundariamente a ganar elecciones, bienvenido sea ese resultado, pero si, por el contrario, nos lleva a perderlas, será siempre una derrota honrosa, fruto de anteponer los principios y no ceder al atractivo abrazo de las ideas populistas y demagógicas que hoy tanto parecen gustar.     

5. Que, por último, ambas Secciones Sindicales respaldamos plenamente la campaña ARMAS BAJO CONTROL, promovida por Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace e Intermon Oxfan,  y exigimos al gobierno central que, al igual que ya han hecho otros países como Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega o Bélgica, cese todas las exportaciones de materiales bélicos a países que están cometiendo crímenes de derecho internacional o que violen los derechos humanos (como sucede con la intervención militar en Yemen) y que, por tanto, pongan inmediato fin a la venta de todo tipo de armamento a Arabia Saudí y mantenga su compromiso de anular la entrega de las 400 bombas de precisión laser, sean cuales sean sus efectos.

Como de forma tan acertada ha señalado recientemente el director de Intermón Oxfan, “no se puede permitir que se vendan armas que puedan ser utilizadas en un país azotado por más de un millón de casos de cólera y al borde de la hambruna, donde tres de cada cuatro yemeníes necesitan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas, en una crisis exacerbada por el bloqueo naval y aéreo”.

El horizonte industrial de la bahía no puede salvarse a costa de la guerra y la sangre de miles de civiles inocentes en otros territorios de nuestro planeta.

8 de agosto de 2018

ANULADO EL CONVENIO DE LIMPIEZA DEL HOSPITAL PUERTA DEL MAR

La pasada semana, el Juzgado de lo Social nº 3 de Cádiz hizo pública la sentencia por la que se declaraba NULO el Convenio Colectivo del Personal de Limpieza del Hospital “Puerta del Mar” firmado a principios de 2016 por la empresa adjudicataria del servicio, UTE LISAN, y las Secciones Sindicales de CC.OO. y UGT de dicha empresa. La sentencia no es firme y admite recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, si bien resulta de aplicación inmediata (con independencia de que se recurra o no) y sus efectos se retrotraen directamente a la fecha de la firma del Convenio anulado.
La sentencia da la razón al sindicato AUTONOMÍA OBRERA que, tras la firma de aquel lamentable Convenio presentó demanda de nulidad por entender que las Secciones Sindicales de CCOO y UGT no tenían por aquel entonces la mayoría del Comité de Empresa y, por tanto, carecían de la legitimidad necesaria para negociar en lugar del Comité, argumento éste que la sentencia acoge completamente y en el que fundamenta su Fallo.

LOS ORÍGENES DEL CONVENIO ANULADO
Las circunstancias que originariamente dieron lugar al convenio ahora anulado se remontan al año 2014, cuando el Servicio Andaluz de Salud procedió a convocar sin ningún tapujo el concurso de limpieza de los hospitales Puerta del Mar y de Puerto Real por un precio de licitación (18.903.364,20 euros) que era un 18% inferior al coste real del servicio. Para colmo de aberraciones, el SAS no tuvo tampoco el menor empacho en adjudicar finalmente el contrato a UTE LISAN por casi un millón y medio de euros menos (17.550.379,86 euros) que el valor original de la licitación, por lo que la nueva adjudicataria, en suma, cogió el servicio por un precio inferior en un 24% a su coste real.
Para intentar ajustar ambas magnitudes (costes reales y precio de adjudicación ridículo), UTE LISAN (confabulada en todo momento con el SAS) intento, en un primer momento, firmar un nuevo convenio con el Comité de Empresa que le permitiera, esencialmente, reducir de forma drástica la plantilla por la vía de suspender aquellos artículos del convenio entonces vigente que establecían la obligatoriedad de una plantilla mínima (161 personas) e imponían la cobertura automática de todas las vacantes que se produjesen. 
Pero este primer intento de agresión a los derechos del personal de limpieza planeado por el SAS y ejecutado por su “sicario”, UTE LISAN, no le salió a la empresa como esperaba, ya que el Comité rechazó de forma tajante la exigencia por una mayoría de 5 votos (4 de AO y 1 de CC.OO.) contra 4 (2 de CC.OO. y 2 de U.G.T.).


Fue entonces cuando UTE LISAN dio caprichosamente por cerrada la Mesa del Convenio con el Comité y decidió entablar negociaciones directas con las Secciones Sindicales de CC.OO. y U.G.T., con cuyos delegados y asesores no tardó mucho tiempo en alcanzar un acuerdo de nuevo Convenio (el ahora anulado) que, entre otros recortes, imponía la congelación salarial, suprimía diversos derechos, eliminaba la referencia a una plantilla mínima de 161 personas establecida en el convenio de 2013 (119 de jornada completa y 42 a tiempo parcial) y suspendía hasta el 1 de enero de 2018 el trascendental art. 41 del Convenio que imponía a las empresas la obligación de cubrir de forma  automática cualquier vacante que se produjese, medida, esta última, que abría  la puerta a la amortización masiva de puestos de trabajo.
No conforme con ello, a mediados de 2017, los mismos firmantes de aquel agresivo pacto decidieron dar una nueva vuelta de tuerca a su estrategia de reducción de plantilla firmando una revisión de aquel convenio que, entre otras cuestiones, atrasaba la recuperación del art. 41 hasta el 1 de enero de 2019, reducía la plantilla de jornada completa a sólo 100 personas, dejaba la de tiempo parcial en 21 personas únicamente, e imponía a estas últimas trabajadoras (las de fines de semana) una extenuante jornada laboral de 10 horas de trabajo los sábados y otras 10 h. los domingos.

LAS CONSECUENCIAS DEL CONVENIO ANULADO
Los principales efectos de la firma de aquel vergonzoso convenio se pueden resumir del siguiente modo:

A) SOBRE LA PLANTILLA: el principal efecto del convenio ahora anulado ha sido la reducción del personal de limpieza del hospital en un 25%. Si los pliegos que regularon el concurso de limpieza adjudicado en 2015 recogían una relación total de personal de 160 trabajadoras/es (de las que 119 tenían la condición de fijas a jornada completa y 41 eran trabajadoras fijas y eventuales a tiempo parcial), a primeros del presente año aquella cifra se ha visto reducida radicalmente a tan sólo 121 personas, de las que 102 son trabajadoras/es a jornada completa y 19 a tiempo parcial. En el Hospital “Puerta del Mar”, en suma, se han perdido desde mediados de 2015 hasta primeros de 2018 un total de 39 puestos de trabajo de limpiadoras.
Como consecuencia de ello, se ha producido también un brutal incremento de la carga de trabajo que soportan todas las trabajadoras/es de limpieza; mientras que hace 3 años, por ejemplo, lo habitual era que cada trabajadora de turno de mañana tuviese asignada una sola unidad de hospitalización, en la actualidad muchas limpiadoras tienen asignado un mínimo de dos o tres unidades y, en algunos casos, hasta una planta completa. A su vez, este aumento de la carga de trabajo ha provocado que el absentismo por incapacidad temporal se haya elevado de un 12% a cerca del 20%, sobre todo por problemas musculoesqueléticos y episodios ansioso-depresivos causados por el fuerte estrés laboral al que está sometido la plantilla.

B) SOBRE LOS NIVELES DE LIMPIEZA: hasta la entrada en vigor del nuevo contrato de limpieza con UTE LISAN, el hospital y todas sus dependencias se limpiaban íntegramente cada jornada. Pero la situación cambió radicalmente a partir de mediados de 2015 y se agravó sobre todo a primeros de 2016, cuando pasa a convertirse en habitual que las habitaciones de pacientes se limpien de forma rápida una sola vez al día, y que otras muchas dependencias se limpien tan sólo cada varios días o, incluso, una sola vez por semana; por otro lado, si antes del nuevo contrato una dependencia se limpiaba de forma integral (suelos, mobiliarios, baño y papeleras), desde la llegada de UTE LISAN los recortes han provocado que las limpiezas se realicen muchas jornadas de forma muy parcial y deficiente, por ejemplo, limpiando suelos y baños solamente, retirando sólo bolsas de basura, etc.; la suciedad en todo el hospital se ha incrementado de forma notable y las denuncias de usuarios por este motivo se han hecho habituales.

C) SOBRE EL MODELO SINDICAL: a partir de la firma del convenio, y a fin de poder seguir garantizando la paz social a cualquier precio en el seno del colectivo, UTE LISAN puso en marcha un modelo de relaciones preferentes con CCOO y UGT que fueron, sin duda, mucho más allá de lo estrictamente sindical y que ha girado en torno a dos ejes esenciales:
Por un lado, la concesión a algunos de los delegados firmantes del Convenio de un inexplicable poder decisorio en materia de determinación de contrataciones, organización del trabajo, etc.
Y, por otro lado, el predominio notable, entre las contrataciones de personal realizadas por UTE LISAN, de familiares de los cargos sindicales de CCOO en la empresa, así como de asesores de la Sección Sindical de UGT que intervinieron en la negociación del convenio ahora anulado.
Desde la firma de dicho Convenio a primeros de 2016, todos los actuales miembros del Comité por CCOO han visto como entraban a trabajar con carácter fijo o temporal diversos familiares suyos, que no habían trabajado con anterioridad en la limpieza del hospital (en concreto: una hija, una cuñada, un cónyuge y una nuera); y lo mismo ha ocurrido con algunas de las representantes de dicho sindicato que formaron parte de la comisión negociadora del Convenio ahora anulado (el hijo de una de las más activas, por ejemplo, accedió a un contrato fijo de fin de semana muy poco tiempo después de firmarse el nuevo texto convencional). En cuanto a UGT, debe señalarse que las dos asesoras que intervinieron en la Comisión Negociadora y refrendaron el convenio ahora anulado también han sido contratadas directamente por UTE LISAN, una con carácter fijo de fin de semana y otra con carácter temporal mediante contratos de sustitución, a pesar también de que ninguna de ellas había trabajado antes en el Hospital Puerta del Mar.
Esta lamentable práctica sindical (tolerada sin rechistar por la dirección del hospital durante todos estos años) ha terminado afectando muy negativamente a numerosos aspectos del funcionamiento general de todo el servicio, y ha lesionado, además, de forma grave las legítimas expectativas de numerosas trabajadoras temporales antiguas que, a pesar de su amplísima experiencia laboral en el centro, se han visto injustamente marginadas de las contrataciones por el amiguismo evidente con que éstas se han realizado.
LOS EFECTOS DE LA SENTENCIA
Con la anulación del Convenio firmado en 2016, todo el personal de Limpieza del hospital Puerta del Mar recupera como única normativa convencional de referencia el Convenio Colectivo vigente con anterioridad a la firma del ahora anulado, es decir, el Convenio firmado para el periodo 2013-2014 al que el SAS, UTE LISAN y los sindicatos CCOO y UGT declararon la guerra para ajustar, como ya hemos dicho, el coste general del servicio a los brutales recortes presupuestarios impuestos por la Junta de Andalucía.
Con la recuperación, al fin, del Convenio 2013-2014 (que deberá entenderse prorrogado desde 2015 hasta la actualidad) vuelven a resultar de obligado cumplimiento clausulas tan trascendentes como las que a continuación se citan:
·         Obligación de disponer de una plantilla mínima total de 161 personas: 119 a jornada completa y 42 a jornada parcial (en lugar de las 121 que recoge el convenio anulado).
·         Cobertura inmediata de vacantes.
·         Cobertura obligatoria del 35% del absentismo por IT.
·         Jornada laboral única de 7 horas diarias (y no las 10 horas que el convenio anulado impuso al personal a tiempo parcial que trabaja en sábados y domingos, o las 5 que tan sólo les dan cuando sustituyen de lunes a viernes a compañeras con jornada completa).
·         Recuperación del Complemento Salarial por trabajar en Festivos.
·         Y obligación de incrementar los salarios anualmente en la misma cuantía que lo haya hecho el Salario Mínimo Interprofesional.
Para Autonomía Obrera, no cabe duda, la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 3 resulta de un valor incalculable ya que no sólo viene a reconocer la manifiesta falta de legalidad con que en el año 2016 actuaron UTE LISAN y las Secciones Sindicales de CCOO y UGT al negociar y firmar un convenio para el que no estaban legitimados, sino que, además (y por efecto indirecto de reactivar el convenio 2013/2014), supone una trascendental oportunidad histórica de poder corregir, al fin, todos los gravísimos efectos que el Convenio anulado ha venido provocando durante los tres últimos años y que han llevado a nuestro hospital a unos niveles de suciedad nunca antes conocidos.
Esperemos que en esta ocasión las maniobras que, con toda seguridad, intenten realizar de nuevo el SAS, la empresa UTE LISAN y los sindicatos CC.OO. y UGT no frustren otra vez ésta importante oportunidad de corrección que ahora se nos brinda. 


7 de agosto de 2018

ESTUPEFACTOS


Estupefactos y boquiabiertos. Así es como se quedaron todos los pacientes (y sus familiares) del control de hospitalización de Hematología (en la 9ª planta de nuestro hospital) cuando, en la tarde del pasado 26 de julio, vieron como personal no sanitario del centro, bajo la dirección de la supervisora de guardia, procedía a depositar en pleno pasillo del servicio unas diez camas antiguas, sensiblemente sucias y deterioradas, que habían traído de no se sabe dónde (ver fotos 1, 2 y 3). Por lo inesperado y contundente del despliegue, aquello parecía, más bien, una especie de repentina invasión bélica en la que sorprendentes artefactos de hierro y madera descascarillada se apostaban amenazantes frente a las puertas de todas y cada una de las habitaciones.

Foto 1

Foto 2

Foto 3

Tras ese primer despliegue de las antiguas camas a lo largo del pasillo, hizo acto de presencia la infantería conformada por un pequeño grupo de limpiadoras a las que se ordenó que quitasen a las viejas camas toda la suciedad que se pudiese, así como retirarles las cintas y esparadrapos que a modo de chapuceros arreglos presentaban. Esta segunda fase de la invasión hizo que la sorpresa inicial de pacientes y familiares comenzara a tornarse rápidamente en un obvio malestar, ya que la mayoría de los enfermos/as allí ingresados presentan serios problemas de inmunodepresión y se encuentran sometidos a un riguroso aislamiento, incompatible a todas luces con las actividades que allí se estaban desplegando.
Pero, por desgracia, la sorpresa y el malestar de pacientes y familiares no iba a quedarse tan sólo ahí, ya que, cuando acabó la fase “lavado de cara”, la supervisora al mando dio orden de poner en marcha la tercera y última fase de la operación, la del “cambiazo”, y que consistió, nada más y nada menos, que en meter las antiguas camas descascarilladas en todas y cada una de las habitaciones de la unidad, ubicar en ellas a todos los enfermos y, finalmente, retirarles a éstos todas las camas nuevas de las que hasta ese día disponían, camas que se habían incorporado a las habitaciones hace muy pocos años y que eran de mucha mejor calidad y características funcionales que las lavadas a prisa y corriendo en pleno pasillo (ver foto 4).

Foto 4
 Como era de esperar, las protestas no tardaron lo más mínimo en extenderse y fueron muchos los familiares que, indignados, comenzaron a tomar fotos y videos de tan vergonzosa operación. Resultaba inaudito, pero, por desgracia, el espectáculo que todos contemplaban incrédulos era real: se estaban cambiando en todas las habitaciones un mobiliario más nuevo, avanzado e higiénico por otro más antiguo, de peor calidad y mucho más susceptible de generar reservorios de microorganismos patógenos entre sus deteriorados elementos de madera…¡y todo ello en una unidad con mayoría de pacientes sensibles a contraer todo tipo de infecciones!; en definitiva, se estaba actuando de forma totalmente contraria a lo que cualquier mínima lógica asistencial aconsejaría y se estaba incurriendo, por supuesto, en una práctica que chocaba de modo frontal con ese supuesto Plan de mejora de la Confortabilidad que la Gerencia del centro tanto anunció a bombo y platillo el pasado mes de mayo.
De todos los pacientes afectados por este verdadero “robo” de camas hubo, sin embargo, uno que (a modo de resistente aldea gala en medio de la invasión romana) rechazó el ataque y que ahora es, por tanto, el único que conserva el tipo de cama más nueva y adecuada a las condiciones de la unidad que originariamente tenían todos los pacientes (ver foto 5). 

Foto 5

Este vergonzoso cambalache de camas, debe destacarse, no sólo afectó a las habitaciones generales, sino también a la unidad de trasplante de médula, que es, sin duda, una de las dependencias más trascendentes de la unidad y que quedó finalmente tal como muestran las fotos que os adjuntamos (ver fotos 6, 7 y 8). Además del deteriorado estado de las camas que allí se metieron, en estas fotos puede apreciarse también la lamentable situación general del resto de elementos que configuran el mobiliario de esta sala: ventanas sin persianas, una báscula prehistórica, cortinas que más bien parecen sábanas colgadas y que apenas evitan el paso constante de la luz, etc., etc., etc.

Foto 6

Foto 7

Foto 8

Para AO y CGT del Hospital Puerta del Mar no cabe duda de que lo ocurrido en Hematología constituye una evidente agresión hacia todos los pacientes y profesionales de esta importante unidad de nuestro centro, y es un acto que (tanto por ello, como por el grave desprestigio que público que supone) debería sumir a la dirección en la más profunda de las vergüenzas.
Hechos como los acontecidos en Hematología vienen a demostrar la absoluta falacia de los constantes anuncios sobre supuestos planes de humanización y confortabilidad que se lanzan desde la dirección del hospital, y que no son, en el fondo, más que simples campañas de imagen destinadas a esconder las pésimas condiciones de estancia que tienen que sufrir una gran parte de nuestros pacientes ingresados y sus acompañantes con camas en pésimo estado y hasta rotas, sillones incómodos y a los que les faltan piezas, etc.   
Desde CGT y AO exigimos, en primer lugar, el cese o la dimisión inmediata de todos los/las responsables del hospital que acordaron la ejecución del cambio de camas en la unidad de Hematología; en segundo lugar, lógicamente, exigimos que se dote con urgencia a ésta (y sin retirarlas de ninguna otra unidad) del mismo tipo de camas de que disponían antes del cambio denunciado; finalmente, y sobre todo, exigimos a la dirección del hospital algo muy elemental y básico: que hablen menos hacia el exterior del hospital y que hagan más hacia el interior de nuestro centro, porque eso es, precisamente, lo que diferencia a los gestores eficaces de los simples propagandistas a sueldo. 



27 de julio de 2018

UNA ENFERMERÍA CADA VEZ MÁS PRECARIA Y EXPLOTADA


Desde las Secciones Sindicales de CGT y AO del Hospital Puerta del Mar queremos denunciar públicamente el grave deterioro de las condiciones de trabajo que desde hace tiempo se viene sufriendo en la División de Enfermería de nuestro centro y que ha terminado convirtiendo a una gran parte de sus más de 1.500 trabajadoras y trabajadores en uno de los colectivos laborales más precarizados de todo el hospital.
Las expresiones más nítidas de esa precariedad creciente son las que siguen:

1. Notable incremento de las carteleras de trabajo irregulares:

Aunque en la división de enfermería se ha venido disponiendo, tradicionalmente, de unos mismos modelos de cuadrantes laborales, de tipo cíclico y comunes para todo el personal de un mismo turno (cartelera ecológica para el turno rotatorio; de lunes a viernes para el turno de diurno; y de días alternos para el turno de noche), desde la llegada al centro de la nueva dirección de enfermería a mediados de 2016 se viene sufriendo una tendencia creciente a la implantación forzosa de cuadrantes laborales totalmente irregulares, que se alejan de los modelos tradicionales de carteleras y que ni siquiera llegan a seguir ciclo alguno. Para colmo, la gran mayoría de estos nuevos cuadrantes atípicos se elaboran por las supervisiones mes a mes y se ponen en conocimientos de las trabajadoras/es que los sufren apenas unas horas antes de aplicarse.
La expresión más extrema de esta desregulación creciente de los cuadrantes de trabajo la personifican aquellas trabajadoras/es a las que contrata la dirección sin asignarles cuadrante alguno de trabajo; se trata de personal que permanece a disposición de la dirección para ser llamados por teléfono cuando se necesita cubrir algún hueco en la plantilla, y que nunca sabe, por tanto, si va a trabajar o no al día siguiente, ni en que turno concreto lo va a hacer.

2. Modificación constante de las carteleras de trabajo:

Todas las carteleras de trabajo, ya sean las cíclicas tradicionales o las nuevas irregulares han perdido totalmente uno de las características esenciales que debe reunir cualquier cuadrante de trabajo: su estabilidad; requisito, éste,  imprescindible para poder dar cumplimiento al fin último que todo cuadrante persigue, que no es otro que el de permitir al personal un conocimiento preciso y anticipado de la distribución anual de su jornada de trabajo. Para la nueva dirección de enfermería, sin embargo, la palabra “estabilidad” no parece figurar en su diccionario de expresiones conocidas, ya que ha pasado a convertir en habitual que los cargos intermedios de enfermería (supervisoras/es) puedan modificar a su santo criterio el cuadrante programado de cualquier trabajadora o trabajador de la división para poder cubrir las necesidades de personal que se producen.

3. Cobertura de ausencia mediante doblajes:

Otra habitual fórmula que utilizan las supervisiones para cubrir ausencias (sin tener que realizar contrataciones) es la de “pedir” a las trabajadoras/es que les doblen turnos, esto es que se queden otras 7 o 10 horas más de trabajo una vez que finalizan su jornada programada de ese día, por lo que la trabajadora o el trabajador “amablemente invitado” (léase presionado) a doblar acabará realizando ese día una jornada laboral real de 14 ó 17 horas de trabajo seguidas, con el consecuente efecto sobre su rendimiento y la calidad asistencial prestada. En ningún caso, además, esas jornadas adicionales de trabajo resultan abonadas como horas extras, sino que simplemente son compensadas con posterioridad mediante la asignación de descansos equivalentes cuando a las supervisiones les viene bien programarlos.
Los requerimientos para cambiar turnos o realizar doblajes son tan asiduos que uno de los parámetros que se valora en enfermería para determinar la cantidad que cada trabajador/a debe cobrar en concepto de productividad es el de “si colabora o no colabora en la cobertura de turnos cuando se le pide”.

4. Incremento de la duración de la jornada ordinaria de trabajo:

Además de ese incremento no programado de las jornadas de trabajo debido a los doblajes impuestos, la dirección de enfermería viene impulsando desde el minuto uno de su llegada al centro la implantación regular de jornadas ordinarias de trabajo de 12, 14 o 17 horas. Se trata de establecer turnos oficiales de trabajo en los que las jornadas formalmente establecidas superan con creces la duración tradicional de la jornada diaria en nuestro centro, que siempre ha sido de 7 horas de trabajo en los turnos de mañana o tarde y 10 horas en los turnos de noche. Esta política supone obviamente un gravísimo retroceso en todo lo se ha avanzado en el último siglo en nuestro país en materia de duración de la jornada de trabajo, contradice abiertamente la tendencia a un mayor reparto de los tiempos de trabajo para favorecer el empleo y, lo que aún es peor, da lugar claramente a un gravísimo deterioro de la asistencia ya que el cansancio acumulado por el exceso de horas trabajadas deteriora inevitablemente la calidad de los cuidados que se prestan. 

5. Programación forzosa de permisos reglamentarios:

Por si no fuese bastante con todo lo expuesto, la violación constante de los derechos del personal temporal contratado por enfermería alcanza el sumun de la vulneración de derechos con la programación forzosa de los días de vacaciones que reglamentariamente les corresponden como a cualquier otro trabajador/a. Es decir, no se les pregunta (como sería su derecho) en que fecha están interesados en disfrutar sus vacaciones, ni se organiza un calendario vacacional ajustado a ello, sino que directamente se les imponen las fechas concretas de sus disfrute; es más, en la gran mayoría de los cuadrantes de trabajo del personal temporal al que se les impone esta práctica, tales días aparecen camuflados, en ocasiones, como si de otro descanso habitual se tratara o se programan con todo descaro coincidiendo con las propias jornadas de descanso semanal reglamentario. Para colmo, esta programación forzosa de las vacaciones se suele realizar mes a mes y dure lo que dure el periodo total en que la trabajadora temporal permanece contratada por la división de enfermería; de hecho, se han llegado a dar numerosos casos de programación forzosa de vacaciones mes a mes a trabajadoras/es que mantienen una relación laboral continuada con el hospital durante todo el año completo. 


Todas las agresiones que acabamos de describir suelen tener lugar mayoritariamente sobre el colectivo del personal temporal de enfermería (un 50% aproximadamente de la plantilla dela división, que asciende,en conjunto, a más de 1.500 trabajadoras/es y que engloba las categorías laborales de Enfermero/a, Auxiliar de Enfermería, Técnico Especialista, Fisioterapeuta y Matrona); un colectivo, el temporal, que, por su propia inestabilidad contractual y miedo lógico a las represalias, resulta mucho más proclive a admitir sin oposición los cambios de carteleras, doblajes de jornadas, programación de vacaciones, etc., que la dirección de enfermería y sus supervisiones les imponen constantemente, conscientes de su debilidad.
En el terreno de los efectos, el ámbito donde más crudamente repercute esta grave precariedad laboral que sufre el personal de enfermería de nuestro centro es, sin duda, el de las propias circunstancias personales de todas las trabajadoras/es afectadas y, de forma muy especial, el terreno de la conciliaciónde la vida laboral y familiar; un derecho que en teoría todas las administraciones intentan favorecer y mejorar, pero que la dirección de enfermería de nuestro centro no duda en dificultar a diario retrotrayendo los derechos de la mujer trabajadora en esta materia a pleno siglo XIX.
Además de ello, las nefastas consecuencias de la precariedad se dejan sentir también muy vivamente sobre los niveles de rendimiento del personal afectado (que decae, como ya hemos apuntado, frente a las jornadas laborales interminables), la disposición laboral (aumenta la desmotivación), etc. y con carácter general, en suma, sobre los niveles de calidad de la actividad asistencial prestada. Junto al personal, debe recordarse, los pacientes son, sin duda, la mayor víctima colateral de esta nefasta estrategia de gestión de la división de enfermería, ya que sobre ellos recae de forma inevitable las consecuencias, en materia de cuidados, de un colectivo laboral extenuado laboralmente, desmotivado organizacionalmente y absolutamente “quemado”, en suma, por la constante vulneración de sus derechos laborales más básicos.  
Desde AO y CGT consideramos que la principal responsabilidad de esta gravísima situación laboral y asistencial la tiene, sin duda, la Directora de Enfermería del Hospital Puerta del Mar, que, desde su llegada al cargo a mediados de 2016 procedente del hospital Puerto Real (donde implantó las jornadas de 12 horas a una gran parte del personal), no ha cesado de impulsar las políticas de recortes de derechos laborales y de sometimiento pleno del personal a sus intereses de gestión, siguiendo fielmente, así, las nefastas directrices que los altos cargos del SAS en Sevilla vienen imponiendo desde hace años en materia de gestión neoliberal y mercantilista de la sanidad. Durante todo este tiempo, a nuestro juicio, el estilo de dirección de la división de enfermería ha experimentado una manifiesta deriva economicista, donde lo que de verdad interesa no es ya lo bien o mal que se presten los cuidados de enfermería, sino que se gaste lo menos posible en contrataciones, que se limite al mínimo el consumo de material sanitario y que se cumplimenten a rajatabla todos los formularios (aunque ello implique destinar menos tiempo a la atención directa de pacientes). Para la dirección de enfermería, la máxima prioridad, parece ser, es cubrir las necesidades con las menores contrataciones posibles, aunque ello implique tener que vulnerar una y otra vez derechos básicos en materia de estabilidad, descansos y duración de la jornada de trabajo.
Bajo su mandato, además, la enfermería se ha convertido en un claro apéndice de los responsables de las unidades de gestión clínica (en su gran mayoría médicos afines a los criterios de gestión de la Junta), abandonando por completo aquella vocación de independencia y desarrollo profesional autónomo por los que tanto luchó este colectivo durante muchos años. Para colmo, todo este nefasto modelo de gestión se ha hecho acompañar de una especial inflexibilidad y cerrazón frente a las protestas y peticiones que desde las organizaciones sindicales se le efectúan a la dirección de enfermería, lo que ha supuesto la implantación de un manifiesto régimen dictatorial y “cortijero” a los que tan proclive han sido históricamente otras  direcciones de enfermería.

Por todo ello, desde las Secciones Sindicales abajo firmantes exigimos la inmediata dimisión de la actual Directora de Enfermería de nuestro centro, así como la implantación urgente en la división de un giro radical de su política de gestión, donde la calidad efectiva de la asistencia, el respeto por todos los derechos de las trabajadoras/es y el diálogo constante con las fuerzas sindicales pasen a ser los ejes esenciales de la misma.

15 de febrero de 2018

Publicadas en BOJA las Resoluciones de la Dirección General de Profesionales por las que se modifican las convocatorias de acceso libre de las categorías/especialidades que se citan, correspondientes a la OEP 2016 para incluir las plazas correspondientes a la Oferta de Estabilización

Se ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) núm. 33 de 15 de febrero las Resoluciones de 8 de febrero de la Dirección General de Profesionales por las que se modifican las convocatorias (correspondientes a la OEP 2016) de los concursos-oposición, por el sistema de acceso libre, de las categorías/especialidades de:
  • MÉDICO/A DEL TRABAJO
  • ODONTOESTOMATÓLOGO/A
  • TÉCNICO/A DE FUNCIÓN ADMINISTRATIVA, OPCIÓN ADMINISTRACIÓN GENERAL
  • TÉCNICO/A MEDIO-GESTIÓN DE FUNCIÓN ADMINISTRATIVA, OPCIÓN ADMINISTRACIÓN GENERAL
  • CELADOR/A-CONDUCTOR/A
  • PERSONAL DE LAVANDERÍA Y PLANCHADO
  • LIMPIADOR/A
Con esta modificación se incrementan las plazas ofertadas, acumulando a las plazas de la OEP 2016, las previstas en la OEP de Estabilización. Esta oferta se adapta a lo previsto en Ley 4/2017, de 25 de septiembre, de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad en Andalucía.
Se abre un nuevo plazo para presentar solicitudes de participación de 15 días hábiles, comenzando el día 20 de febrero hasta el día 13 de marzo de 2018, ambos inclusive. Las solicitudes de participación ya presentadas tendrán validez, anulándose en caso de efectuar una nueva presentación.
La presentación de las solicitudes de participación se realizarán utilizando la Ventanilla Electrónica de la Persona Candidata (VEC), a través del apartado "E-atención al profesional" de la web corporativa del Servicio Andaluz de Salud, cumplimentando el formulario electrónico correspondiente al sistema normalizado de solicitud de participación. La tasa de examen también podrá ser abonada de forma telemática a través de la VEC.
Para realizar dicha solicitud la persona interesada deberá acreditarse a través de la firma mediante cualquiera de los sistemas de firma electrónica que son admitidos (certificados expedidos por la FNMT, sistema de clave concertada permanente expedidos por la Agencia Estatal de Administración Tributaria AEAT o de un código de usuario y clave de acceso).
Más información:

8 de febrero de 2018

Previsión de publicación listas definitivas de personas candidatas de Bolsa (corte 2016)

Les comunicamos que el jueves 8 de febrero de 2018 a partir de las 15:00 h. se publicarán en la página Web del Servicio Andaluz de Salud las listas definitivas de personas candidatas de la Bolsa de Empleo Temporal, del período de valoración de méritos 31/10/2016, de las siguientes categorías:
PERSONAL SANITARIO:
  • Facultativo Especialista de Área de:
    • Angiología y Cirugía Vascular
    • Aparato Digestivo
    • Cirugía General y Aparato Digestivo
    • Cirugía Torácica
    • Farmacia Hospitalaria
    • Medicina Física y Rehabilitación
    • Medicina Intensiva
    • Microbiología y Parasitología
  • Técnico Especialista en Medicina Nuclear
  • Técnico Especialista en Radioterapia
  • Técnico en Farmacia
PERSONAL DE GESTIÓN Y SERVICIOS:
  • Auxiliar Administrativo
A tal efecto, les informamos lo siguiente:
  • Las personas candidatas podrán consultar la puntuación definitiva y los méritos valorados por la Comisión a través de su inscripción-Web en el menú "INFORMES" en el icono "HISTORICO BAREMOS".
  • Los listados contendrán candidatos/as, ordenados por baremo, con indicación de la experiencia en el Servicio Andaluz de Salud, la puntuación consignada por los aspirantes en el autobaremo de méritos alegados por los mismos y la puntuación definitiva obtenida en cada apartado del baremo (Experiencia No SAS, Formación y Otros méritos) tras la validación de méritos efectuada por la Comisión de Valoración. Así como listados definitivos de personas excluidas con indicación de la causa de exclusión.
  • Desde las 15:00 h. del día 8 de FEBRERO de 2018 se podrán consultar estos listados en la página Web del SAS
  • El 9 de febrero se iniciará la contratación con las citadas listas.

Publicación listas actualización completa de baremo de Bolsa (corte 2016)

Publicada en la página Web del Servicio Andaluz de Salud la actualización completa de baremo del listado único de aspirantes admitidos en bolsa correspondiente al periodo de valoración de méritos 31 de octubre de 2016, de:
  • PERSONAL SANITARIO
    • Facultativo especialista de área de:
      • Anatomía Patológica
      • Anestesiología y Reanimación
      • Cirugía Ortopédica y Traumatología
      • Endocrinología y Nutrición
      • Medicina Interna
      • Nefrología
      • Oncología Medica
      • Pediatría
      • Radiodiagnóstico
  • PERSONAL SANITARIO
    • Monitor
A tal efecto, les informamos lo siguiente:
Dicha publicación inicia, para los aspirantes valorados en esta actualización completa, un plazo de 10 días naturales para formular las alegaciones contra la misma que estimen pertinentes (7 al 20 de febrero, ambos inclusive).
Desde las 15:00 h. del día 6 de febrero los aspirantes podrán consultar la puntuación de baremo provisional y los méritos valorados por la Comisión a través de su inscripción-web en el menú "INFORMES" en el icono "HISTORICO BAREMOS".
Para ofrecer la máxima agilidad en el trámite de alegaciones disponen en la Web del candidato de la herramienta llamada "GESTION DE ALEGACIONES" para que puedan gestionar y registrar las alegaciones vía telemática, a partir del 7 de febrero. (La guía para facilitar la tramitación a los usuarios está disponible en la Web).
Los listados contienen aspirantes, ordenados por autobaremo, con indicación de la fecha de actualización completa y la puntuación de baremo provisional de aspirantes valorados por la Comisión correspondiente. En dicho listado único consta la experiencia en el Servicio Andaluz de Salud, la puntuación consignada por los aspirantes en el autobaremo de méritos alegados por los mismos y la puntuación provisional obtenida en cada apartado del baremo (Experiencia No SAS, Formación y Otros méritos) tras la validación de méritos efectuada por la Comisión de Valoración. Así como listados provisionales de aspirantes excluidos con indicación de la causa de exclusión. Para facilitar la búsqueda de aspirantes en los listados, éstos se podrán ordenar por apellidos y nombre.
Desde las 15:00 h. del día 6 de febrero en la página Web del SAS se pueden consultar estos listados.